Madrid, 2 de noviembre 2021.- Un total de 48 alumnos de segundo curso de la E.S.O. del Instituto Ignacio Ellacuría de Alcalá de Henares ha asistido a una charla presencial sobre bandas latinas, en la que han participado dos expandilleros de las bandas Latin King y Trinitarios y el pastor de la iglesia evangélica que se ha ocupado de su reinserción social Alberto Díaz, del Centro de Ayuda Cristiano.

Esta charla se ha realizado a petición del profesor de religión del centro educativo Arturo Drexter, dada la preocupación existente entre el profesorado y las familias sobre esta cuestión. La charla ha contado con la autorización previa de los padres y el apoyo de la dirección y todo el cuadro docente.

El instituto acoge a alumnos de los barrios próximos procedentes de la colonia Ciudad del Aire, la Colonia de viviendas militares Barberán y Collar, Urbanización El Pilar, Parque de los Nogales, Barrio de San Isidro, así como de las promociones urbanísticas de viviendas unifamiliares situadas en las cercanías. También se han ido incorporando alumnos que proceden de sectores urbanísticos de nueva creación, como El Ensanche y Espartales. Otro grupo numeroso es el que procede de la localidad de Meco.

Los dos testimonios han explicado con toda crudeza lo fácil que es entrar en una banda al encontrar allí alcohol, droga, sexo y apoyo por parte de otros jóvenes, y lo difícil que es salir, para lo que se precisa determinación y ayuda. El joven, un “rey” de los Latin Kings que llegó a tener a 32 chicos a su cargo, narró su paso por cinco prisiones y cómo se dejó arrastrar por este camino extremadamente violento. La joven entró en los Trinitarios a los 14 años de edad y fue pareja de uno de los jefes, para después quedarse embarazada y abortar en su domicilio después de que el chico se desentendiera de ella, incluyendo cinco intentos de suicidio.

Por su parte, el pastor Alberto Díaz explicó que se puede salir de las bandas, y que lo mejor es hacerlo en compañía de otros jóvenes. En el caso del Centro de Ayuda Cristiano, su organización Fuerza Joven ha tratado ya a más de 300 jóvenes expandilleros ocupándose de su reinserción social.