El perdón no depende del arrepentimiento

Es evidente que el principio del perdón no funciona independientemente del arrepentimiento, ya que es una acción unilateral, o sea, tiene que partir de la persona ofendida, aunque el agresor no haya tomado una actitud en el sentido de recibir el perdón. Eso es porque expresa una cualidad, según el carácter del propio Dios.

Consideremos el procedimiento del Señor Jesús, ya clavado en la cruz, cuando dijo, refiriéndose a Sus propios adversarios y asesinos que de Él se burlaban:

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen… ” Lucas 23:34

El no sólo oró por ellos, sino que también los defendió delante del Padre. Un carácter así se encuentra solo en aquellos que tienen sus emociones controladas totalmente por el Espíritu Santo.
De la misma forma sucedió con Esteban que, mientras estaba siendo apedreado, oró:

“Señor, no les tomes en cuenta este pecado.”Hechos 7:60

¿Cuántas veces mientras estamos siendo apedreados, oramos pidiendo venganza, justicia, fuego del cielo, el peso de la mano del Señor, etc.? El auténtico cristiano reacciona ante el odio y ofensas recibidas con el más profundo amor en forma de oración y perdón.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El amor de muchos se enfriará…

Podemos ver como esta profecía se está cumpliendo en los tiempos actuales: familias desestructuradas, hijos contra padres, padres contra hijos, ya no hay respeto ni

Leer »

1 comentario en “El perdón no depende del arrepentimiento”

  1. Gracias, gracias porque me hace ver cada día más la acción del Espíritu Santo en mí, que aunque sea ofendida y deba ir hasta la otra persona a pedir perdón aún no siendo en algunos casos la que proceda mal, reconozco el valor de perder mi Salvacion, mi vida con Dios y mi alma si no obedezco a Dios en que debemos perdonarnos aún cuándo el sentir nos quiere hacer debiles, pero es todo lo contrario es una carga menos, es paz con Dios. Viví hace poco una experiencia acerca de perdonar y lamentablemente las personas ciegas espíritualmente no aceptan el perdón y aún el mal les hace creer que el único que perdona es Dios, muy fuerte esto pero es la verdad. Pero el dominio propio que proporciona el Espíritu Santo nos hace recarcar que debemos perdonarnos los unos a los otros. Gracias. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?