El Perdón

El rencor es un veneno que mata poco a poco a quien lo alberga en su corazón. No son pocas las personas que no consiguen dormir, que ven su carácter agriado, que caen en depresión o que incluso se enferman porque no consiguen perdonar a alguien que les ha hecho mucho daño. Algunos creen que personar es ‘galardonar’ al malhechor, pero en realidad es un acto de valentía y una declaración de libertad.

Uno pudo haber sido víctima de una injusticia, de una traición, de un engaño, pero si guarda rencor, no podrá comunicarse ni tener una relación con Dios. De ahí la importancia de obedecer la Palabra de Dios, cuando dice: «Porque si perdonáis a los hombres sus trangresiones, también vuestro Padre Celestial os perdonará a vosotros.» (Mateo 6:14)

A este respecto, el Obispo Joaquim enseña acerca del perdón como un acto de inteligencia. «Perdonar es muy importante, pero algo muy difícil. El corazón dice ‘¡no perdones!’ porque es terco, engañoso y busca aferrarse a los sentimientos. Pero la mente, haciendo uso de la inteligencia, dice ‘¡perdona, pues si no perdonas no serás perdonado!’, por eso es tan importante usar la fe con inteligencia».

Por eso, cuando el corazón te quiera aconsejar, ignóralo. No te dejes llevar por él. Al contrario de lo que se escucha por ahí, el corazón es un penoso guía y siempre nos conduce a cometer errores con nefastas consecuencias. La Biblia aún dice más:

«Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?» (Jeremías 17:9)

Y si entiendes la importancia del perdón para alcanzar la salvación y vivir en paz, pero, aún así, no consigues perdonar, te invitamos a que participes en algunas de nuestras reuniones.

¡Perdonar en imprescindible para ser feliz!

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La soledad duele

Muchos, con seguridad, prefieren el dolor físico, que puede ser identificado por la medicina y para el cual existe algún tipo de tratamiento profiláctico, que

Leer »

1 comentario en “El Perdón”

  1. doy gracias a Dios porque .una de las cosas que me hera muy difícil para mí, es poder haber perdonar a mi padre y porque ahora me e dado cuenta que, ahora soy libre. JESUCRISTO me ha hecho libre. El no tuvo la culpa de lo que pasó. PORQUE EL no hera libre. y yo no soy quien para jugar a los que me han hecho daño y tener una raíz de amargura. doy gracias al centro cristianó porque me han enseñado. a ser otra persona. PORQUE vamos eridos y ellos hacen una gran labor. MUCHAS BENDICIONES PARA TODOS VAMOS PARA ADELANTE, NUNCA MIREMOS PARA TRAS ni para coger impulso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?