El poder de UNA SOLA COSA

Hay personas que se sienten estancadas por esta razón.

Es importante comprender que el ser humano no consigue hacer bien más de una sola cosa a la vez. Cuando alguien intenta desdoblarse para realizar varias actividades de manera simultánea, termina equivocándose en alguna parte.

En la Biblia encontramos algunas referencias al respecto, por ejemplo, cuando el Señor Jesús vio a Marta atareada con varios quehaceres y explicó que “solo una cosa era realmente importante” (Lucas 10); o cuando el Señor Jesús dijo al joven rico que “una cosa aún le faltaba” (Mateo 19).

“El no conseguir hacer bien más de una cosa a la vez es una condición funcional de nuestra mente”, apuntó el obispo del Centro de Ayuda Cristiano en uno de sus programas.

Es necesario enfocarse

“La palabra ‘enfocar’ ya indica que se trata de una sola cosa. Tienes que mantener el enfoque en algo y desconectarte de todo lo que está a tu alrededor. Cuando divides tus fuerzas, no consigues realizar lo que tenías en mente. ¿Alguna vez has tenido la sensación de que tu vida no avanza? Parte de esa sensación de frustración viene exactamente por dividir tu atención con muchas cosas, en lugar de centrarte en la más importante”, agregó.

Esto sucede cuando priorizamos actividades triviales o aparentemente importantes y las usamos como excusa para no resolver el problema central que tenemos que encarar y solucionar de una vez por todas. En lugar de eso, continuamos postergando la decisión de poner un punto final en la cuestión. Por más que intentemos huir del problema, este existirá mientras no decidamos resolverlo.

“Sabes que tienes que reconciliarte con Dios, orar, volver a la práctica de la fe, asistir a la iglesia y leer la Biblia. Dios lleva pidiéndotelo hace tiempo. Sabes que esa falta de paz que sientes, que todos los trastornos de tu alma están relacionados con eso porque cuando estabas en  la práctica de la fe, cuando la fe era lo más importante para ti, también tenías problemas, pero no estabas desesperado”, aseveró el obispo.

Identifica la prioridad

Lo que debes hacer es reflexionar: “¿en qué necesito centrar toda mi atención en este momento?”

Preocúpate con el “ahora”, con lo que necesitas hacer en el momento presente, ya sea tu comunión con Dios, tu relación familiar, tu economía o cualquier otra área de tu vida.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?