Logo/Centro de Ayuda Crisitiano

El Viernes Santo de sus vidas

Más de 8 mil personas se reunieron el pasado 29 de marzo en el Palacio Vistalegre Arena de Madrid para celebrar un Viernes Santo sin precedentes en la historia del Centro de Ayuda Cristiano. El encuentro marcó un avivamiento entre sus asistentes, que vinieron desde todos los puntos de España desafiando el frío y la lluvia invernal. Ni el clima adverso logró empañar la alegría reinante ni impedir que las personas tuvieran un encuentro personal con Dios. Para muchos, esta reunión representó el comienzo de una nueva vida, y el antiguo recinto de la plaza de toros se convirtió en el lugar donde dejaron sus cargas y sufrimientos para siempre.

 

La participación del obispo Edir Macedo hizo que el encuentro fuese aún más especial. Su mensaje central, transformador y al mismo tiempo simple, brindó esperanza a miles de personas que se sentían lejos del Creador debido al peso de la culpa por errores pasados. “Nadie merece nada de Dios. Yo tampoco merezco”, declaró el obispo, sorprendiendo a muchos. Sin embargo, explicó que el ser humano se hace ‘merecedor’ de lo que el Señor Jesús hizo en la cruz cuando cree en Su Palabra y la obedece. Pues, “quien obedece, es porque cree de verdad en la Palabra de Dios».

 

Otra enseñanza vital fue la del perdón, pues nadie puede ser perdonado por Dios si no perdona a quienes le han hecho daño, pero recalcó que perdonar es una actitud racional, consciente e inteligente. “Si espera a sentir ganas de perdonar, nunca lo hará. Decida perdonar, ore por la persona que le ha hecho daño y el Espíritu Santo le ayudará”, afirmó.

 

Se realizaron varias oraciones por la salud, la economía y la liberación espiritual, pero la más importante fue aquella que llevó a miles de personas a entregarse al Salvador. Finalmente, con todos los pedidos recogidos en cestas, se intercedió por todas las familias al pie de la cruz. Un día que quedará marcado en la memoria de todas estas personas, quienes sin duda vivieron el Viernes Santo más significativo de sus vidas.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *