Enfermedades del Alma – Falso Testimonio

De acuerdo con el Código Penal, el delito de falso testimonio es aquel que se comete cuando, en causa judicial, un testigo no dice la verdad a conciencia. El artículo 458 dice que el testigo que faltare a la verdad en su testimonio en causa judicial, será castigado con una pena de prisión de seis meses a dos años y multa de tres a seis meses. Si el falso testimonio se diera en contra del reo en causa criminal por delito, las penas serán de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses. Si a consecuencia del testimonio hubiera recaído sentencia condenatoria, se impondrán las penas superiores en grado.

Aún así, no son pocos los casos de personas que fueron condenadas por delitos que no cometieron, por culpa de testigos falsos. La lista es extensa y hasta el día de hoy hay personas que están en prisión, sufriendo injustamente.

Sin embargo, esta actitud ya sucedía en tiempos bíblicos. En Génesis 39 podemos ver que José fue víctima de mentiras procedentes de quien quería perjudicarle. La mujer de Potifar incluso lo acusó falsamente de haber querido aprovecharse de ella cuando en realidad fue ella quien había intentado tener relaciones con él.

El propio Señor Jesús también fue víctima de los religiosos hipócritas de la época, que querían matarlo y no dudaron en inventar un falso testimonio en contra de Él (lee más en Mateo 26).

En la Biblia, además de estos y otros ejemplos de personas que sufrieron por causa de la maldad de terceros, hay también una advertencia para aquellos que conciben este nefasto comportamiento:

“Seis cosas aborrece el Señor, y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocente, el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos”

(Proverbios 6:16-19).

Cualquier persona puede llegar a cometer estas abominaciones en contra de Dios y de su prójimo, por eso, es fundamental que nos evaluemos constantemente para evitar que esas prácticas destruyan nuestra vida y de la de otras personas.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El amor de muchos se enfriará…

Podemos ver como esta profecía se está cumpliendo en los tiempos actuales: familias desestructuradas, hijos contra padres, padres contra hijos, ya no hay respeto ni

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?