Enfermedades del Alma – La Glotonería

Comer es uno de los grandes placeres de la vida, pero hacerlo en exceso no solo causa serios problemas de salud, sino que revela problemas espirituales que desagradan a Dios.

La gula y el acto de comer en proporciones exageradas era muy común en la época de los romanos, que vivían dándose continuos banquetes. Comían hasta hartarse y después vomitaban para seguir comiendo después.

En los días actuales, existen diversos trastornos alimenticios que están relacionados con la gula y que necesitan tratamiento psicológico. Sin embargo, el problema va mucho más allá de lo físico y tiene origen en el alma.

Para ser más precisos, la raíz de este pecado está en la insatisfacción y la insensibilidad de querer más cuando no hay necesidad. Y no solo esto, sino que el hambre emocional ha sido la causa de muchos excesos en la alimentación. Todo este exceso acaba saliendo muy caro en el futuro, sobre todo para la salud, generando problemas como la obesidad y la diabetes.

Aunque no se hable mucho de este tema, la glotonería es un pecado como cualquier otro. No es agradable hablar sobre esto, por eso nunca se escucha hablar de la gula. Sin embargo, este es un pecado que necesita arrepentimiento, tanto como el pecado de la mentira, la envidia o el robo.

No tiene nada de malo sentir placer con la comida, el error está en excederse. En la Biblia, Dios manifiesta Su alegría al ver como Sus Hijos disfrutan de lo mejor de esta tierra, como está escrito:

“No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios” (Eclesiastés 2:24).

Por ello, es indispensable saber encontrar el equilibrio entre el placer de comer y el exceso.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?