Enfermedades del alma – La hipocresía

La hipocresía es, básicamente, decir una cosa y practicar otra muy diferente. Los hipócritas piensan: «quiero que las personas me respeten, porque si ellas supiesen cómo soy realmente, no me respetarían».

La hipocresía está tan enraizada en la sociedad actual que la autenticidad y la franqueza llegan a ser cualidades raras. A fin de cuentas, es mucho más fácil ser hipócrita que sincero. El hipócrita se moldea de acuerdo con las circunstancias, mientras que la persona sincera, recta y justa, puede llegar a resultar incómoda, por eso muchas veces es rechazada.

El hipócrita es orgulloso, por eso, se esfuerza por mantener las apariencias. No está preocupado en practicar lo que enseña, sino en ser lo que las personas esperan e imaginan de él.

Esto también sucede entre los cristianos. Lo cual es muy triste, pues el Señor Jesús rechaza vehemente la hipocresía. En la Biblia, el Señor aparece a menudo llamando la atención a los líderes religiosos y tildándolos, directamente, de “hipócritas”.

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad” (Mateo 23:27-28).

Una de las principales maneras de evitar la hipocresía es tener la certeza de que uno está caminando en la realidad de lo que dice creer, de lo contrario, uno se siente obligado a fingir entre otros cristianos para aparentar lo que no se está practicando.

¿Tienes la certeza de que practicas lo que supuestamente dices o predicas? Si has detectado hipocresía en ti, arrepiéntete y busca un verdadero encuentro con Dios.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El amor de muchos se enfriará…

Podemos ver como esta profecía se está cumpliendo en los tiempos actuales: familias desestructuradas, hijos contra padres, padres contra hijos, ya no hay respeto ni

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?