Fumar destruye la salud

El pasado 31 de Mayo, se celebró el Día Mundial sin tabaco, una iniciativa promovida por la Organización Mundial de la Salud desde 1987 y que hoy cumple su 35º aniversario. En este día, se recuerdan los efectos que su consumo tiene en la salud de los fumadores, y que muy a menudo se ignoran.

El tabaco no solo afecta a los pulmones. En realidad, el tabaco afecta a todo el cuerpo y es la principal causa de muerte. En la larga lista de enfermedades que provoca, encontramos problemas circulatorios, ictus e infartos. Además, empeora enfermedades hematológicas y aumenta el riesgo de padecer cáncer, y no solo de pulmón como muchos piensan. El tabaco también está detrás del cáncer de vejiga y de esófago.

Abandonar el tabaco no resulta siempre muy fácil cuando existe una adicción de muchos años. Muchos no quieren, y el querer es un factor clave para el abandono de cualquier hábito dañino. Este sería el primer paso, pero no el único. Hay numerosas terapias farmacológicas y psicológicas que pueden ayudar al adicto a reducir su consumo e incluso, a abandonarlo. Sin embargo, en muchos casos el tabaco es un refugio ante un problema aun más profundo. Por ello, sería mucho más efectivo ahondar en temas internos para detectar la raíz del problema.

Este fue el caso de Mari Carmen Pérez. Una madrileña que durante muchos años sufrió depresión y un vacío emocional indescriptible. El tabaco para ella fue un recurso a su alcance para dejar de sentir tanta ansiedad. Sin embargo, lejos de lograrlo, su consumo fue en aumento. Fumaba tres cajetillas por día. “Aunque me sentía que me ahogaba, no conseguía dejar de fumar. Era superior a mí”, reconoce.

Cuando conoció el Centro de Ayuda Cristiano, ella empezó a luchar para superar la depresión. Poco a poco se fue sintiendo mejor y dejó de sentir la ansiedad por el cigarrillo. “Empecé a ver la vida de colores, antes lo veía todo triste y gris. Incluso dejé el tabaco con facilidad”, asegura Mari Carmen, ahora feliz y libre de la dependencia que tenía hacia el tabaco.

Si tienes una adicción y no consigues abandonarla, además de acudir a los profesionales de la salud, puedes asistir a una reunión para buscar el Espíritu Santo, Él te dará paz y fuerzas para superar esa situación.

Talvez esto te pueda interesar: El consumo desenfrenado puede ocultar un problema emocional

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El amor de muchos se enfriará…

Podemos ver como esta profecía se está cumpliendo en los tiempos actuales: familias desestructuradas, hijos contra padres, padres contra hijos, ya no hay respeto ni

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?