Imagen del mal vs imagen del bien

imagen de bien y mal

“El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.”
(Lucas 6:45)

Quien habla lo que es bueno siembra lo que es bueno y cosecha lo que es bueno. Quien habla lo que es malo siembra lo que es malo y cosecha lo que es malo. Satanás es espíritu. Trabaja con la palabra en la boca de sus hijos; palabras de duda, de miedo, de preocupación, de estímulos hacia el mal, de terror, para derribar.

Dios es espíritu. Y dice que todo cuidado en la pronunciación de las palabras es poco, porque estas cargan bendiciones o maldiciones. Dios trabaja con la Palabra en la boca de Sus hijos; Palabras de fe, de edificación, de exhortación, de consuelo, de estímulo para el bien, para levantar del polvo al desamparado.

Hoy – y siempre- cuida tus palabras. Antes de hablar, cuenta hasta diez. Tu palabra producirá vida o muerte. Cuando le dices una palabra de vida a alguien, esa palabra es para ti también; cuando le dices una palabra de muerte a alguien, esa palabra es para ti también.

¿Tus labios honran más a las tinieblas que a la Luz? ¿Confiesan más las acciones del mal que las del bien? Tu vida es el reflejo de la palabra que tú has confesado. Aprende a sembrar palabras que van al encuentro de tu necesidad: “yo creo”, “lo voy a conseguir”, “no tengo miedo”, “voy a continuar hasta lograrlo”. Esa es la fe que hace levantar a los
caídos, que da vista a los ciegos. En la boca de los hijos de Dios, las palabras son espíritu y vida. (Juan 6:63)

Tu vida es el reflejo de la palabra de has confesado.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La soledad duele

Muchos, con seguridad, prefieren el dolor físico, que puede ser identificado por la medicina y para el cual existe algún tipo de tratamiento profiláctico, que

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?