INVIERTE EN LA SALVACIÓN ETERNA

“Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?”

(Mateo 16:26)

Si fuiste sellado con el Espíritu Santo de Dios y estás absolutamente seguro de tu salvación, entonces, corre en busca de la realización de tu sueño material o sentimental. Pero, si hay un mínimo de duda con respecto a tu salvación eterna, entonces, dale prioridad a eso. Es lo más importante para ti.

¿De qué te sirve ganar el mundo entero y perder tu alma? Incluso puedes aprovechar la vida de facilidades por un tiempo, ¡pero nunca por toda la eternidad! Aségurate la salvación eterna. Invierte en tu alma. Cuando se realiza ese sueño espiritual, todos los demás sueños se realizan, de una forma natural, con el tiempo. Está escrito: “Mas buscad primeramente el Reino de Dios y Su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Muchos han cometido el error de no observar ese consejo. A causa de eso, primero han fijado su fe en las conquistas sentimentales y materiales. Se olvidan de que la conquista espiritual cimienta la fe para todas las demás conquistas. Perseguir cualquier sueño antes que el espiritual es como correr detrás del viento. Hay quien lo hace con éxito, pero el mismo no es sustentable. A causa de eso, hay frustración.

Y quien ya está salvo, debe prestar atención, diariamente, al otro consejo: “ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor” (Filipenses 2:12). No permitas que la prisa del día a día te desvíe de tu enfoque. ¿De qué te sirve ganar todo el mundo y perder tu alma? El sabio gana almas. Pero primero la suya propia.

La conquista espiritual cimienta la fe para todas las demás conquistas.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El amor de muchos se enfriará…

Podemos ver como esta profecía se está cumpliendo en los tiempos actuales: familias desestructuradas, hijos contra padres, padres contra hijos, ya no hay respeto ni

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?