Ira: Enfermedad del Alma

Furia, rabia e irritación, todos estos son sinónimos de ira. Y es muy fácil identificarse con situaciones que generan este sentimiento, ya que puede surgir en diferentes momentos y lugares, en la rutina de cualquier persona.

Sin embargo, el error no está en enfadarse, sino en lo que se hace con ese sentimiento. Cuando está enojada, una persona tiende a tener actitudes inapropiadas. Por lo tanto, es necesario controlarse y no permitir que la ira crezca en el corazón.

«Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis oportunidad al diablo.»

Efesios 4:26-27

Equilibra tus reacciones

El Espíritu Santo nos ayuda a equilibrar nuestras reacciones, y aunque nos enfademos, hace con que este sentimiento se desvanezca rápidamente.

Si estás enfadado, no debes permitir que las emociones tomen el lugar de la razón. Después de todo, la ira induce a la violencia, el dolor, el desprecio y la venganza. Por esto, el Consejo Divino es que nadie alimente este sentimiento en su ser, sino que lo apacigüe rápidamente, no permitiendo que dure más de un día. Esto te traerá paz a ti y a los demás.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La soledad duele

Muchos, con seguridad, prefieren el dolor físico, que puede ser identificado por la medicina y para el cual existe algún tipo de tratamiento profiláctico, que

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?