La depresión también se viste de Prada

Mucha gente piensa que el antídoto a su sensación de vacío sería un poco de dinero, fama, una casa, una pareja… Sin embargo, no son pocos los casos de personas que, aún teniéndolo todo, se sienten vacías y deprimidas.

La depresión está dejando de ser un tabú. A cada día nos sorprenden las noticias de cantantes, actores o modelos cuya fama, vida de lujo y admiración social, no consiguen minar la tristeza que les está matando poco a poco. El famoso actor cómico Jim Carrey, los cantantes Britney Spears y Justin Bieber, o el nadador olímpico Michael Phelps, son solo algunas personalidades que han reconocido su “fondo del pozo” tras haber alcanzado la “gloria” del éxito.

Algunas muertes repentinas nos han conmocionado, como la del famoso actor cómico Robin Williams, el DJ sueco Avicci, o la talentosa cantautora Amy Winehouse, cuya causa de muerte no se pudo determinar, pero sí se sabe que sufría depresión y una fuerte adicción a la cocaína. La lista de personajes públicos que optaron por la puerta falsa del suicidio es casi interminable.

En España, rostros conocidos del mundo de la música y del deporte reconocen que han sufrido depresión. El exjugador del F.C. Barcelona, Andrés Iniesta, que según la revista Forbes es uno de los futbolistas mejor pagados del mundo, ha librado una intensa batalla en contra de esta enfermedad mental. Otros artistas como Pastora Soler o el gallego Iván Ferreiro también reconocen haber pasado por esta tortuosa sensación de vacío y sinsentido.

La depresión no entiende de estrato social o nivel económico, y aunque a cada día son más las personas que deciden hablar abiertamente de su sufrimiento y pedir ayuda, aún hay un gran porcentaje que permanece anclado al estigma de la enfermedad mental por miedo al “qué dirán”. La depresión puede afectar a todos y buscar ayuda es fundamental para que esta no termine de manera fatídica.

El origen espiritual de la depresión

“Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento” (Oseas 4:6)

Generalmente las personas desconocen que detrás de la depresión y los deseos de suicidio hay un problema espiritual. Un problema que solo se puede solucionar desde la raíz a través de una fe verdadera y práctica en el Señor Jesús.

Si tú, un familiar o un amigo padece depresión, llama al 91 539 26 18 o acude al Centro de Ayuda Cristiano más cercano. Te podemos enseñar a vencer ese problema a través de la fe inteligente.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?