La Maleta

Un hombre murió repentinamente.
Cuando se dio cuenta de que había fallecido, vio que se acercaba Dios, y que llevaba consigo una maleta.

Dios le dijo:
—Hijo es hora de irnos.

El hombre asombrado contestó:
—¿Tan pronto? Pero… ¡No puede ser! ¡Aún tenía muchos planes!

— Lo siento mucho, pero ha llegado el momento de tu partida.

—¿Qué traes en esa maleta?— Preguntó el hombre.

—Tus pertenencias—, le respondió Dios.

– ¿Mis pertenencias? ¿Traes todas mis cosas? ¿Mi ropa y mi dinero?

Dios le respondió:
—Eso nunca te perteneció, eran de la tierra.

—¿Traes mis recuerdos?
— Esos nunca te pertenecieron, eran del tiempo.

—¿Traes mis talentos?
—Esos tampoco te pertenecieron, eran de las circunstancias.

—¿Traes a mis familiares y amigos?
—Lo siento, ellos nunca te pertenecieron, eran del camino.

—¿Traes a mi mujer y a mis hijos?
—Ellos nunca te pertenecieron, eran de tu corazón.

—Entonces, ¿traes mi cuerpo?
—No, jamás te perteneció, era polvo de la tierra.

Entonces; el hombre lleno de miedo le arrebató a Dios la maleta, y al abrirla, se dio cuenta de que estaba vacía. Con lagrimas de tristeza brotando de sus ojos el hombre dijo:

—O sea, ¿nunca tuve nada?
—Así es. NO TIENES NADA.

“Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente un vapor que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.”

(Santiago 4:14).

En realidad, lo único que el hombre posee es su propia alma y la salvación de esta dependerá de la decisión que tomemos en vida. Busca a Dios mientras pueda ser hallado, pues nadie sabe la hora de su partida. Este domingo, en todos los Centro de Ayuda Cristiano a las 10hs podrás derramar tu alma a los pies del Señor Jesús y recibir lo más precioso: la SALVACIÓN. “Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?” (Mateo 16:26).

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?