La Obra Social no cierra por vacaciones

El Centro de Ayuda Cristiano se esfuerza por dar respuesta a la complicada situación social de muchas familias. Un problema exacerbado tras el periodo de crisis sanitaria.

Llega el verano y las altas temperaturas, pero para muchos no es época de disfrute, mucho menos de vacaciones. Sin embargo, dan gracias si pueden irse a dormir una noche más sin hambre.

El pasado mes de Julio, solo en la sede nacional del Centro de Ayuda Cristiano, en Madrid, se han distribuido cerca de cuatro toneladas de alimentos a más de doscientas familias. En todo el país, esta cantidad se multiplica por diez. Por eso, los voluntarios de la Obra Social no dejan de trabajar en esta época, ya sea haciendo la Operación Kilo en supermercados, organizando los almacenes o atendiendo a las personas que vienen solicitando asistencia.

La Obra Social ayuda y hace seguimiento a miles de familias que han sido duramente golpeadas por la crisis económica. Afortunadamente, muchos que antes acudían a recibir esta ayuda solidaria, ya han logrado prescindir de ella, bien porque han salido del ERTE o porque han encontrado trabajo. Algunos, después de recibir, no solo la bolsa de alimentos, sino también la ayuda espiritual que se les ofrece, han conseguido revertir la situación tras buscar en Dios la solución a sus problemas.

Pero, a pesar de que las cosas han mejorado para algunos, no ha sido así para la mayoría. Las circunstancias que rodean la vida de las personas que visitan la Obra Social todos los meses son de lo más limitantes.

Algunos son inmigrantes que no han podido salir de la precariedad, otros son desempleados de larga duración, otros, desempleados “senior” con grandes dificultades para reinsertarse en el mercado laboral. Valentina, una señora que acudió a la última entrega, comentaba a los voluntarios que en su trabajo tenía que sufrir humillaciones y vejaciones para no perder el único sustento del cual dependía toda su familia. Mariela, de Bolivia, vive con su marido y sus tres hijos en Madrid, pero tienen serios problemas para asumir los gastos de la vivienda y la comida. Todas estas personas tienen un gigante por superar y en el Centro de Ayuda Cristiano son recibidas con los brazos abiertos.

La próxima entrega será el 28 de agosto, a las 11:30h y siguiendo, como viene siendo habitual, un protocolo de reserva a través del siguiente número de Whatsapp: 600 400 624, paso obligatorio para quien desee beneficiarse de este programa de alimentos.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?