La tecnología destruye la empatía

A veces prestamos más atención a los dispositivos que a las personas.

¿Te ha pasado que estás en una conversación, frente a frente con otra persona, pero de repente te suena el móvil e inmediatamente lo revisas?

 Sin darte cuenta, la urgencia por revisar la notificación que aparece en la pantalla de tu dispositivo móvil te quita la atención que le estabas prestando a quien está delante de ti.

De acuerdo con Muy Interesante, cuando prestamos más atención a la tecnología, en este caso los teléfonos inteligentes, rompemos el flujo de la comunicación. Pues la tecnología se ha vuelto más poderosa que una persona de carne y hueso.

El autor coreano Byung-Chul Han, quien ha estudiado el tema durante más de una década, explica que la sociedad también está a merced del algoritmo de las grandes tecnologías multinacionales digitales. Asimismo, explica desde su punto de vista, que los smartphones han ejercido control sobre las relaciones.

«Quien sabe lo que sucede en su interior algorítmico se siente con razón perseguido por él. Él nos controla y programa. No somos nosotros los que utilizamos el smartphone, sino el smartphone el que nos utiliza a nosotros», reveló el autor, de acuerdo con El País.

Incluso, en su publicación, advierte que «no nos hace dóciles, sino dependientes y adictos» y «al ser tan amistoso, es decir, smart, hace invisible su intención de dominio».

Úsalo bien

Además de los problemas físicos y emocionales, utilizar el celular en exceso te aleja de las personas que más quieres. Entonces, úsalo con moderación.

Existen algunas aplicaciones que te ayudan a moderar el tiempo que pasas en el móvil.

Entre las más populares están:

  • Kid’s Shell
  • Your Hour
  • Checky
  • Forest
  •  Tiempo en Pantalla

No olvides que, si no moderas tu tiempo, podrías desarrollar una adicción a los dispositivos.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?