Niños y adolescentes deprimidos. ¿Cómo ayudarles?

La mayoría de los jóvenes confiesan que se sienten solos, aunque estén acompañados.

Se trata de un problema social muy serio y que ha proliferado a causa de las modas que circulan por internet. La directora de la Fundación ANAR, de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo, señala que los jóvenes “sufren soledad, aunque estén acompañados.” Tienen una presencia activa en las redes sociales, donde se encierran, pero no tienen comunicación con los padres y se sienten abandonados emocionalmente, por lo que no encuentran un lugar de confianza para liberar su angustia. A veces su vía de escape a esta opresión es la autolesión, con la que intentan pedir socorro.

Los menores que optan por quitarse la vida, lo hacen porque sienten que han perdido el control de sus vidas, que su futuro será igual de oscuro que su presente, y que ya no tienen ningún motivo por el que luchar y seguir viviendo.

Padres, tutores, docentes y todos, en general, debemos estar pendientes de los cambios de comportamiento o palabras negativas de los jóvenes con los que convivimos. A continuación se resumen algunas de las señales que indican un riesgo suicida o un trastorno psicológico.

  • Se siente culpable por el daño que hace a los demás
  • Habla acerca del acto suicida o la muerte
  • Hace comentarios negativos sobre sí mismo como “soy inútil”, “mi vida no tiene sentido”
  • Verbaliza su percepción negativa de su futuro
  • Tiene cambios de conducta repentinos
  • Marcas físicas en alguna parte de su cuerpo
  • Regala objetos personales
  • Despedidas verbales o escritas

A los padres les damos una serie de pautas a llevar a cabo en estos momentos tan difíciles:

  • Nunca pensar “son cosas de chicos, ya se le pasará”
  • Darle espacio a que se sienta seguro expresando cómo se siente, sin miedo a ser juzgado por ello
  • Evitar los conflictos familiares. Promover un ambiente pacífico es muy importante
  • Invertir en la comunicación, no de manera invasiva, sino acercarse poco a poco
  • Enseñar que todo es temporal, incluso los problemas
  • Si dedica mucho tiempo a las redes sociales, proponer actividades fuera de casa y en común
  • Si está aislado, hacerle saber que su compañía es grata
  • Acompañarle el mayor tiempo posible

El Centro de Ayuda Cristiano dispone de proyectos dedicados exclusivamente a ayudar a niños, adolescentes y jóvenes que enfrentan diversos conflictos: La EBI, el FTE y el FJE, respectivamente. En sus encuentros, nuestros consejeros los atienden de manera individual, identificando la raíz del problema y orientándoles de manera espiritual. Para más información, llama al 91 539 26 18 (también es WhatsApp) o acude al Centro de Ayuda Cristiano más cercano a tu domicilio.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?