Nuevas investigaciones arrojan que la lectura de la Biblia reduce la depresión y la ansiedad

La American Bible Society (ABS) en su más reciente estudio, afirmó que el leer la Biblia durante la pandemia redujo los sentimientos de depresión y ansiedad en las personas que lidian día a día con el impacto emocional de la actualidad y el confinamiento por el Covid-19.

Los estudios bíblicos han ayudado en gran manera a quienes desarrollaron esta conducta durante la pandemia, según el Centro de Prevención y Enfermedades de EE.UU.

«Veremos este nivel de trauma durante muchos años. No pasará cuando todos estén vacunados y todos puedan salir», advirtió la directora ejecutiva de Sanación de Traumas de la Sociedad Bíblica Estadounidense, Nicole Martin.

Por ello, la misión tiene que ABS es empoderar a las iglesias para ayudar a las personas que han sufrido algún tipo de traumas por causo del aislamiento social que se produjo desde 2020 y todo lo que conllevó, como estrés financiero y demás diagnósticos que surgieron durante la pandemia.

«Mientras los Estados Unidos experimentan una crisis de salud mental, este estudio muestra los beneficios potenciales de la atención sensible a la fe para las personas traumatizadas. La Biblia ha demostrado ser una fuente vita para la curación emocional, espiritual, física y mental», dijo el presidente de American Bible Society, Robert L. Briggs.

Un estudio sobre un programa bíblico llamado «Curación de Heridas por Trauma», el cual se aplica en la cárcel de Riverside fue objeto para evaluar la conducta de 210 hombres y mujeres que participaron, en donde experimentaron cambios significativos.

Dichos resultados sorprendieron en gran manera a sus investigadores, porque la inmadurez del estudio bíblico surgió en un tiempo que el equipo no esperaba.

«Vimos una reducción en los síntomas del estrés postraumático, un aumento en el bienestar emocional y una mejora en las actitudes hacia Dios y la Biblia», dijo uno de los investigadores, de nombre Johnson.

Por último, expresaron que dichos resultados no podrían ser los mismos en la población en general, ya que los privados de libertad han experimentado más traumas -en algunas ocasiones- que quienes están «afuera».

Se hizo la consideración de que este estudio no solo se hizo y se aplicó para las cárceles sino para todas las personas, esperando que tenga el mismo impacto en todos los individuos.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?