Logo/Centro de Ayuda Crisitiano

Procrastinación

¿Y si el “más tarde” se convierte en “nunca”?

“Luego lo hago”; “el lunes empiezo”; “mañana llamo”; “el próximo mes lo resuelvo”.

¿Te resulta familiar?

Estas son algunas frases típicas de quien suele procrastinar. Por si aún no te suena, la procrastinación es un mal hábito que consiste en posponer tareas importantes, es decir, “dejar para mañana lo que puedes hacer hoy”. Todos lo hemos hecho alguna vez, pero no debemos permitir que se convierta en una costumbre, ya que este hábito conlleva emociones negativas y atrasa nuestro progreso.

Por ejemplo, acabamos de empezar un nuevo año y casi todos nos hemos fijado metas, la mayoría relacionadas con la salud, el sobrepeso, abandonar un hábito perjudicial o adoptar uno beneficioso. Sin embargo, enero llegó a su fin y algunos ni si quiera han dado el primer paso para hacer lo que se propusieron antes de terminar el 2023.

Lo peor de todo es cuando esta procrastinación la llevamos al ámbito espiritual. ¿Cuántos, a las puertas del 2024, prometieron afianzarse en la fe, bautizarse en las aguas o invertir en su comunión con Dios? Pasan los días y siempre sucede algo que impide dar esos pasos. Para consolarse, muchos piensan: “Todavía queda mucho año por delante”. El problema radica en que el tiempo pasa rápido y la motivación se desvanece. Los sentimientos de ansiedad, miedo, frustración e inseguridad toman el control, dificultando aún más el cambio.

Cuando se trata de metas, de cambiar rutinas y, sobre todo, de romper con la vieja vida y buscar a Dios, debemos entender que se requiere más que buenas intenciones. Necesitamos trabajar en la organización personal, en la disciplina y, sobre todo, decidir hacer lo que uno tiene que hacer sin dar oídos a nada más. Visualizar la meta y luchar hasta conseguirla. Pero debemos empezar hoy a dar pequeños pasos pues, ¿quién sabe si mañana no será demasiado tarde?

 “Buscad al Señor mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cerca.” Isaías 55:6

¡Tú puedes! Pero si no sabes cómo romper el círculo y avanzar con fuerza, buscar ayuda es un buen primer paso. Llama al 91 539 26 18 o habla con un pastor en tu Centro de Ayuda Cristiano para que te ayude. ¡Este 2024 es tu año!

“Más de un año posponiendo mi entrega”

 

Desde que Maribel empezó a asistir al Centro de Ayuda Cristiano hace aproximadamente dos años, nunca dejó de invitar a su hija Guadalupe para que buscara un cambio de vida. Sabía que, así como ella había visto un milagro en su salud, ella encontraría la verdadera felicidad. Al principio la propuesta no llamaba la atención de la joven, pero meses después entendió que, si quería cosechar un buen futuro, tenía que empezar a sembrar buenas semillas en el presente. 

“Yo creía en Dios, pero a mi manera. En aquel momento, lo único que quería era salir de fiesta con mis amigos. A pesar de todo, tras mucha insistencia, decidí acompañarla a alguna reunión, pero por las razones equivocadas. Iba para complacerla o para que me dejase salir por la noche. En las reuniones que asistía, principalmente los viernes, escuchaba la Palabra de Dios, pero mi mente estaba más enfocada en lo que iba a hacer horas después. Normalmente salía y no aparecía por casa hasta el día siguiente.

¿Me sentía feliz? No. La verdad es que después de un tiempo empecé a sentirme mejor en la iglesia y más incómoda estando de fiesta. Me di cuenta de que aquel ambiente no me llenaba y que cuando llegaba a casa ya no sentía esa euforia.

Una cuestión de prioridades

Estuve indecisa más o menos un año hasta que nació en mí un deseo de conocer más a Dios. Sabía que era importante ir a la reunión de domingo a las 10 de la mañana y que, si salía por la noche, no podría ir. Era consciente de que lo que me estaba perdiendo en aquella reunión era mucho mayor que lo que ganaba en mis salidas nocturnas. Tomé la decisión y no podría estar más feliz. ¡La paz, la alegría y la visión que ahora tengo lo supera todo!”

Guadalupe Ruiz

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Procrastinación

¿Y si el “más tarde” se convierte en “nunca”? “Luego lo hago”; “el lunes empiezo”; “mañana llamo”; “el próximo mes lo resuelvo”. ¿Te resulta familiar?

Leer »

El poder de las palabras

LAS PALABRAS REFLEJAN QUIEN ERES ¡Y TIENEN MÁS PODER DE LO QUE TE IMAGINAS!   El ser humano se expresa habitualmente a través de las palabras, ya

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *