PROCURA EL BIEN

“El que procura el bien buscará favor; mas al que busca el mal, este le vendrá”.

(Proverbios 11:27)

Nadie en su sana conciencia corre detrás del mal. Sin embargo, tal vez tu estés corriendo detrás del mal sin darte cuenta. Mal es todo lo que te aparta del bien; es todo lo que va contra la disciplina del Reino de Dios.

Cosecharás lo que siembres. Si buscas el mal, la injusticia, aunque sea para tu propio beneficio, recibirás el mal – no solo el mal que tu buscaste. Y si tu objetivo es siempre el bien –aunque, en algún momento, no te beneficie – inevitablemente alcanzarás el bien – no solo el bien que buscaste. Si le deseas el mal a otra persona, ciertamente alcanzarás el al – para ti.

Por eso, la necesidad de perdonar. Por eso, la necesidad de pedir perdón. Por eso, la necesidad de obedecer. Por eso, la necesidad de sacrificar. Por eso, la necesidad de mantener los buenos ojos. Por eso, la necesidad de desearle el bien incluso a los que desean nuestro mal. Recibiremos lo que buscamos. No hay cómo huir de esta ley.

Quien busca acercase a Dios y a Su justicia, encontrará a Dios y a Su justicia. No existe nada más claro que eso. Es el resumen de toda la Palabra de Dios: Quien da, recibe; quien siembra, cosecha. Y solo se cosecha aquello que se siembra. No quieras sembrar maíz y cosechar manzana. Mientras que busques el bien, alcanzarás favor. Pero si corres detrás del mal, no te quejes cuando el mal venga.

La responsabilidad es íntegramente tuya: si buscas el mal, el mal te vendrá. Si buscas el bien, el bien te encontrará.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?