Logo/Centro de Ayuda Crisitiano

¿Sabes definir tus prioridades?

¿Cuál debería ser nuestra mayor prioridad?

 

¿Empezarías a construir una casa por el tejado?

 

Las prioridades son las cosas que consideramos más importantes, los pilares que sostienen y dan forma a nuestra vida. Entre las prioridades más comunes, se encuentran la familia, la salud, el bienestar, la carrera profesional o la vida económica. 

Todas las partes de una casa son importantes, sin embargo, lo que la sustenta no es el tejado. Así es nuestra vida. Si Dios no está en primer lugar, ninguna conquista, sueño o realización podrá sustentarnos para siempre. Es decir, podremos conquistar algunas cosas, pero si falta la presencia de Dios, nada de eso garantizará nuestro futuro, mucho menos la salvación de nuestra alma.

Moisés tenía muy claro lo que era más importante. Deseaba que el pueblo de Israel conquistase la Tierra Prometida, ¡un lugar próspero, que manaba leche y miel, donde no les faltaría nada! Pero la presencia de Dios era más importante para él que todo aquello:

“Entonces le dijo Moisés: Si tu presencia no va con nosotros, no nos hagas partir de aquí” Éxodo 33:15

La presencia de Dios es el bautismo con el Espíritu Santo.

Dios quiere suplir necesidades físicas y materiales, sanar, obrar milagros, unir familias, pero ningún problema ni sueño personal supera la necesidad que el ser humano tiene del Espíritu Santo. 

Mucho más que realizaciones, el Espíritu Santo nos trae paz, certeza, la capacidad de vivir de acuerdo con Su propósito, así como sucedió con Moisés. Él era tímido, inseguro, tartamudo y no tenía dotes de liderazgo para sacar al pueblo de Egipto, pero lo hizo porque la presencia de Dios lo capacitó. Pero para ello, tuvo que entregarse por completo. 

Dios también tiene un gran propósito para ti, pero solo puede llevarlo a cabo si priorizas el Espíritu Santo y lo buscas por encima de todas las cosas. Entonces, tendrás el mayor Tesoro, que es la salvación. Y el resto de las cosas, que también son importantes, las irás conquistando poco a poco.

“Prioricé el Espíritu Santo y Él me lo dio todo”

 

Marcia hacía todo lo posible para estar lejos de casa, donde solo había violencia y el amor brillaba por su ausencia. La soledad la condujo a buscar el apoyo en amistades, pero no eran las más idóneas. Su vacío interior se fue haciendo cada vez más profundo hasta que cayó en depresión. Solo en este momento se dio cuenta de que necesitaba priorizar a Dios.

“A los 16 años conocí varios tipos de drogas, como alcohol, marihuana, cocaína, éxtasis y MDA, e incluso me involucré con el narcotráfico. Luego conocí a un chico con el que tuve una relación, pero empecé a sufrir igual que mi madre con mi padre. Eran muchas peleas y maltrato, tanto físico como verbal”, confiesa.

Aunque consiguió salir de aquella tortuosa relación, Marcia ya no era la misma. La tristeza se agudizó y empezó a tener pensamientos de muerte, aunque nunca se hizo daño. “Intentaba sentirme mejor con bebidas y drogas, e incluso saliendo de fiesta, pero interiormente seguía igual. Conocí al que actualmente es mi marido, pero no era feliz. La depresión era insoportable.”

Marcia creía en Dios y sabía que, en aquella situación, solo Él podría ayudarle. Buscó varias iglesias hasta que caminando por la calle encontró el Centro de Ayuda Cristiano. “Me pareció un lugar diferente porque aquí hablaban de liberación y del Espíritu Santo. A medida que asistía, mis pensamientos fueron cambiando. Pronto, la duda, el miedo y la tristeza habían desaparecido por completo”, recuerda.

Ella entendió que necesitaba priorizar el bautismo con el Espíritu Santo si quería que su vida cambiase de verdad. “Empecé a desearlo por encima de todo y Dios me mostró que tenía que perdonar a mi padre. Lo perdoné y recibí el Espíritu Santo. Desde entonces, tengo paz, mi relación sentimental cambió y nos casamos. Él también recibió el Espíritu Santo y poco a poco fuimos conquistando otras cosas. ¡Ahora tenemos nuestro propio negocio y somos muy felices!”

Marcia Demetrio

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Procrastinación

¿Y si el “más tarde” se convierte en “nunca”? “Luego lo hago”; “el lunes empiezo”; “mañana llamo”; “el próximo mes lo resuelvo”. ¿Te resulta familiar?

Leer »

El poder de las palabras

LAS PALABRAS REFLEJAN QUIEN ERES ¡Y TIENEN MÁS PODER DE LO QUE TE IMAGINAS!   El ser humano se expresa habitualmente a través de las palabras, ya

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *