Santo Culto: Donde esté su tesoro, allí estará también su corazón

Muchas personas se sienten huecas, incompletas y vacías porque conceden el primer lugar de sus corazones a cosas materiales o personas. Ignoran que solo la presencia de Dios puede saciar la sed del alma. Por eso, mientras no consideren al Espíritu Santo como el tesoro más precioso, no se sentirán absolutamente plenas. El pasado domingo, el obispo Paulo Roberto invitó a todo el auditorio a revisar su escala de valores.

Hay personas que tienen todo: fama, bienes materiales, reconocimiento profesional, etc., pero, aun así, no tienen nada. Les falta todo porque no tienen el Espíritu Santo. A colación de esto, el obispo Paulo mencionó el caso de Cheslie Kryst, Miss USA 2019 y modelo de éxito, que decidió poner fin a su vida con solo 30 años arrojándose de la ventana del lujoso apartamento donde residía. “Esta joven era bonita, abogado, ex atleta, tenía un gran título de belleza y una carrera brillante por delante. Sin embargo, nada de lo que había conquistado pudo hacerle feliz. Aparentemente lo tenía todo, pero le faltaba lo más importante: el Espíritu Santo. Quien Lo tiene no tiene depresión, sino que tiene paz y alegría, aunque enfrente problemas. El mundo necesita comprender que, sin Dios, no somos nada”, explicaba el obispo.

Pero para recibir el Espíritu Santo, el Señor Jesús tiene que ocupar el primer lugar del corazón de uno. “Usted necesita hacer de Jesús su mayor riqueza, su mayor tesoro, por encima de todo. Si Jesús no ocupa el primer lugar, no va a ocupar ningún lugar. O Él es el primero en su vida, o no es nada”, enseñaba.

¿Dónde está su corazón?

Esta pregunta invitó a los presentes a realizar un autoanálisis franco de sus prioridades. El obispo aclaró también que este tesoro no siempre se trata de dinero o de algo material, pues a veces este puede ser la propia pareja, un hijo, su reputación… cualquier cosa que esté en primer lugar en el corazón se convierte en un dios.

“No os hagáis tesoros en la tierra donde la polilla y el orín corrompen y donde ladrones minan y hurtan sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla y el orín corrompen y donde ladrones no minan ni hurtan, porque donde esté vuestro tesoro allí estará también vuestro corazón”.

El obispo también explicó que Dios no está en contra de la riqueza. “Dios quiere que usted sea una persona próspera. El pecado no es tener dinero, el pecado es el amor al dinero, poner el dinero por encima de todo. Una cosa es poseer dinero, otra bien diferente es ser poseído por el dinero”.

La Biblia también dice: “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos” (1 Timoteo 6:17)

Este versículo no dice que los ricos tienen que dejar de serlo, sino que no deben considerarse superiores a los demás por el hecho de tener dinero; además, los exhorta a que no pongan su confianza en sus posesiones inestables, sino a que confíen plenamente en el Dios vivo, quien da todas las cosas a Sus hijos para que las disfruten.

Abraham, el padre de la fe, fue un hombre muy rico y bendecido por Dios en todas las áreas. Dios hizo una obra extraordinaria en él porque su corazón no estaba en las cosas de este mundo, sino en Dios, y lo demostró cuando abandonó todo, su casa, su familia y sus costumbres, para seguir Su Palabra. Dios era el verdadero tesoro de Abraham. “Por eso, mientras la persona no demuestre a Dios su fe, con actitudes, Dios no podrá darle lo más valioso que es el Espíritu Santo, ni tampoco bendiciones materiales. La persona tiene que probar por medio de actitudes de fe dónde está su corazón”, enseñaba.

Para finalizar, el obispo invitó a todos los presentes a poner a Jesús en primer lugar en sus corazones por medio de una oración sincera para recibir, a cambio, el Espíritu Santo.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

‘TÚ PUEDES’ SACUDE MADRID

El esperadísimo evento llegó y no decepcionó. Las más de mil personas que se reunieron en Atocha, y todos aquellos que participaron por videoconferencia desde

Leer »

Domingo de las Almas Preciosas

El domingo 18 de septiembre, miles de personas en toda España, repartidas en las 40 iglesias del Centro de Ayuda Cristiano, descubrieron su propio valor

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?