Logo/Centro de Ayuda Crisitiano

Santo Culto: La fe que transforma es la que obedece a la Palabra de Dios

El pasado domingo, el obispo Paulo Roberto habló de manera directa a todos aquellos que desean tener un cambio de vida radical. “La Palabra de Dios produce vida, pero solo cuando la persona cree en ella y la obedece. No se trata de méritos, se trata de probar la fe. Usted pudo haber cometido muchos pecados, pero lo importante es lo que usted decide hacer de ahora en adelante”, enseñaba el obispo.

Cuando una persona va al médico porque tiene una enfermedad o dolor, suele seguir la orientación médica porque confía en el conocimiento, profesionalidad y experiencia del facultativo. Es lógico pensar que, si el paciente no sigue el tratamiento, no va a solucionar su problema de salud, (e incluso es probable que empeore). Con Dios es igual. “Hay personas que vienen a la iglesia, pero no siguen la orientación de Dios, por eso sus vidas no cambian. No sea creyente olvidadizo. Pruebe su fe practicando la Palabra de Dios”, enseñaba el obispo.

El rey Salomón dejó plasmado en pocos versículos lo que una persona debe hacer para ser feliz y tener una vida abundante, incluso, en el sentido económico:

“Fíate del Señor de todo tu corazón,
Y no te apoyes en tu propia prudencia.
Reconócelo en todos tus caminos,
Y él enderezará tus veredas.
No seas sabio en tu propia opinión;
Teme al Señor, y apártate del mal;
Porque será medicina a tu cuerpo,
Y refrigerio para tus huesos.
Honra al Señor con tus bienes,
Y con las primicias de todos tus frutos;
Y serán llenos tus graneros con abundancia,
Y tus lagares rebosarán de mosto”

(Proverbios 3:5-10)

Confiar, reconocer, temer, apartarse y honrar son verbos que indican acción. Actitud. Esto significa que para que la vida cambie uno tiene que practicar la Palabra de Dios, entregarse, ponerlo sobre todas las cosas y alejarse del pecado. También significa que uno debe honrar a Dios con sus bienes, y esto incluye diezmos y ofrendas. “El diezmo y la ofrenda es bíblico. Es la Palabra de Dios, pero por supuesto que todos tienen el derecho de creer o no creer. Aceptar o no aceptar. Seguir o no seguir. La Palabra de Dios dice, ‘Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres’, entonces, yo tengo que hablar la verdad. Y si usted cree en la verdad, usted será libre y su vida dará un giro total de 180º”, declaró el obispo.

Posteriormente, se invitó a los asistentes que querían tomar la decisión de entregarse a Dios y empezar a vivir por la fe en Su Palabra, a orar cerca del Altar.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Procrastinación

¿Y si el “más tarde” se convierte en “nunca”? “Luego lo hago”; “el lunes empiezo”; “mañana llamo”; “el próximo mes lo resuelvo”. ¿Te resulta familiar?

Leer »

El poder de las palabras

LAS PALABRAS REFLEJAN QUIEN ERES ¡Y TIENEN MÁS PODER DE LO QUE TE IMAGINAS!   El ser humano se expresa habitualmente a través de las palabras, ya

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *