Logo/Centro de Ayuda Crisitiano

Santo Culto: La raíz de todas las maldiciones

Hay personas que se preguntan por qué no consiguen progresar o por qué hay patrones negativos que se repiten una y otra vez en sus vidas. La razón, a la luz de las Escrituras, es muy sencilla: existe una maldición. La buena noticia es que se pueden cancelar las maldiciones y empezar a tener una vida de bendiciones.

El obispo Joaquim quiso ayudar a todos los que se reunieron en Atocha el pasado domingo enseñándoles el origen de todas las maldiciones. “El origen es el pecado”, afirmó tajantemente. Y explicó, “Dios creó un lugar para que el hombre pudiera habitar y disfrutar de lo mejor. Sin embargo, Dios dio una orden a Adán y Eva, que no obedecieron: Comieron del fruto que Dios les había ordenado no comer. Pecaron, y el pecado genera una maldición”.

Sin embargo, todos los días Dios da la oportunidad al ser humano de escoger la bendición o la maldición, como está escrito en Deuteronomio 11:26: He aquí, hoy pongo delante de vosotros una bendición y una maldición.

Por eso, no se debe culpar a Dios ni a nadie por los propios fracasos porque la vida es el resultado de las decisiones que uno toma en su día a día. El obispo añadió, “cuando la persona no se somete a la Palabra de Dios está pecado, y la consecuencia es la maldición”.

Usted decide a quien le quiere dar oídos, a la voz de su propio yo, o a la voz de Dios. Cuando usted decida oír y practicar la Palabra de Dios y llenarse del Espíritu Santo, no solo tendrá bendiciones, sino que usted será la propia bendición.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *