Siervos de la verdad

siervos de la verdad

“Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en Él: Si vosotros permaneciereis en Mi Palabra, sereis verdaderamente Mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”

(Juan 8:31-32)

Si la verdad libera, la mentira aprisiona. Muchos cristianos se emocionan con la verdad e incluso sienten la verdad… Pero nunca conocieron la Verdad. Para conocerla es necesario, primero, creer en Él. Después, permanecer en Su Palabra. “Santifícalos en Tu verdad; Tu palabra es verdad” (Juan 17:17). Separados para Dios serían los practicantes de la Palabra de Dios.

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mí” (Juan 14:6).

Jesús es la verdad. Quien le da la espalda a la verdad, Le da la espalda a Jesús. Es necesario hacer una elección. Quienes optan por Dios, automáticamente le dan la espalda a la mentira, a la malicia, al adulterio, al robo, entre otras cosas opuestas a la Verdad y a la Justicia. ¿Cuál es la diferencia entre el siervo mentiroso y el siervo de Satanás? Ninguna.

Jesús les dijo a los hipócritas: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer… Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” (Juan 8:44).

Prisioneros de la mentira, hijos del diablo. Palabras duras, pero palabras de la verdad. La verdad liberadora. El siervo de Dios dice la verdad, vive en la Verdad, sirve a la Verdad, mientras que el mundo vive en la mentira, sirve a la mentira. Claro que deberíamos esperar persecuciones. Así como los siervos de la Verdad siempre estarán a gusto con la verdad, los siervos de la mentira siempre odiarán la Verdad.

 

 

Somos siervos de la verdad.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El amor de muchos se enfriará…

Podemos ver como esta profecía se está cumpliendo en los tiempos actuales: familias desestructuradas, hijos contra padres, padres contra hijos, ya no hay respeto ni

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?