Temor a Dios

Básicamente, temer a Dios es tener una vida abnegada, motivada por el amor que Él siempre demostró por nosotros y tan solo volcada hacia Sus propósitos aquí en la tierra. El propio Señor Jesús manifestó actitud de temor, cuando dijo:

«Padre, si quieres, pasa de mi esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.» Lucas 22:42

Por lo tanto, si queremos que el Señor Jesús, en la persona de Su Espíritu, se manifieste a través de nosotros, entonces tenemos la obligación de asumir Su carácter a través de actividades y procedimientos semejantes a los de Él, como nos dijo:

«Mi comida es que haga la voluntad del que me envió y que acabe su obra» Juan 4:34

¿Estamos realmente realizando Su obra? ¡Si honestamente confesamos que sí, entonces, positivamente, hay temor de Dios en nuestros corazones!

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El amor de muchos se enfriará…

Podemos ver como esta profecía se está cumpliendo en los tiempos actuales: familias desestructuradas, hijos contra padres, padres contra hijos, ya no hay respeto ni

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?