Un hombre pierde a su esposa en una apuesta

Un adicto a los juegos de azar deja que violen a su mujer tras perder apuesta.

Las autoridades de la India comunicaron a la prensa el caso de un hombre que mantuvo a su esposa prisionera, la atacó con ácido y posteriormente la sometió a una violación colectiva. De acuerdo con fuentes policiales, la raíz de este hecho fue la ludopatía que sufría el marido.

La identidad de la mujer fue preservada porque la ley de este país no permite revelar datos de las víctimas de crímenes sexuales. Sin embargo, la policía confirmó que habían estado casados desde hacía 10 años y que la víctima tenía 30 años de edad.

A finales de octubre, el hombre, adicto a los juegos de azar, apostó a su esposa y perdió. El policía responsable del caso, Rajesh Kumar Jha, comunicó al periódico inglés The Independent lo siguiente:

“Si ella se resistiese a la explotación sexual, su marido la golpearía severamente y la tendría como rehén. Después de esto, la mandaría a los jugadores en contra de su voluntad, que se aprovecharían de ella”.

Fue lo que sucedió. La mujer fue encerrada y torturada hasta el 2 de noviembre, día en que su marido arrojó ácido sobre ella. Indefensa, la llevó a los jugadores que posteriormente la violaron.

El hombre se encuentra preso y a la espera de ser juzgado.

¿Tienes una adicción?

Muchas personas no le dan mucha importancia a la ludopatía por pensar que se trata de una “dependencia menor”. Sin embargo, España tiene la mayor tasa de ludópatas de toda Europa, la cual ha aumentado desde el confinamiento, con el agravante de que los jugadores impulsivos son cada vez más jóvenes debido al carácter digital que estos juegos han ido adquiriendo con el tiempo.

Todas las adicciones actúan en la misma región del cerebro y estimulan la producción de las mismas hormonas. Cuando el deseo no se suple, cualquier dependiente puede tener reacciones similares.

Según el obispo del Centro de Ayuda Cristiano, “en el sentido más básico de la palabra, ‘adicción’ es cualquier hábito que trae un placer momentáneo pero que es realmente perjudicial”.

En el caso de este hombre, la adicción alcanzó proporciones extremas. Aún así, millones de personas mantienen vicios que perjudican gravemente su vida diaria, pero aún así afirman que es “solo un hábito, no una dependencia”.

“Tomar mucha sal o mucho azúcar, contar mentiras, jugar durante horas en un videojuego, ver pornografía o violencia en internet, tomar medicamentes innecesarios, fumar, depender de otra persona, usar drogas legales o ilegales, beber refrescos, tener explosiones de rabia”, todo esto puede ser considerado adicción a partir del momento en que las personas se perjudican practicándolo, relata el obispo.

Según él, “el primer paso que un adicto debe dar para ser libre de un vicio es reconocer que tiene una adicción. El segundo paso es admitir que necesita ayuda para abandonarlo. Esto es lo más importante, pues es común viendo a un adicto mintiéndose a sí mismo diciendo ‘yo lo dejo cuando quiera’, porque, si realmente pudiese hacerlo, ya lo habría abandonado”.

Siendo la adicción a los juegos, drogas o a cualquier otra cosa un problema de origen espiritual, la manera más eficaz de curarlo es por medio de la fe.

“La herramienta que más adictos ha liberado en la historia de la humanidad, de lejos, ha sido la fe. Y esta es la herramienta que estaremos usando para ayudarte a ti o a un familiar que quiera liberarse de una adicción, sea cual sea”, afirma el obispo.

Para obtener esta ayuda, visita el Centro de Ayuda Cristiano más cercano a tu domicilio o llámanos ahora al 91 539 26 18.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?