Logo/Centro de Ayuda Crisitiano

Vigorexia: una obsesión por verse fuerte

En las últimas décadas han surgido personas con una preocupación por cuidar su salud. Y aunque el ejercicio físico y la alimentación correcta son beneficiosos, esto cambia cuando se convierte en una obsesión.

Luis Franco Bonafonte, responsable de la unidad de medicina del deporte del Hospital Sant Joan de Reus, asegura que «el problema surge cuando este objetivo se convierte en una obsesión para conseguir un físico perfecto, utilizando recursos que a largo plazo pueden acarrear graves problemas de salud».

¿Qué es la vigorexia?

Su denominación correcta es dismorfia muscular, este trastorno mental se caracteriza por la obsesión de ganar masa muscular. Se asocia principalmente al ejercicio compulsivo de levantamiento de pesas y alteraciones alimenticias orientadas a cumplir el objetivo. Llega a ser más frecuente en los hombres y su inicio suele darse a los 18 años de edad.

¿Cuáles son sus causas?

  • Una baja autoestima y tener un alto nivel de autoexigencia.
  • Los jóvenes con antecedentes de sobrepeso u obesidad durante la infancia tienen más riesgo de padecerlo.
  • Es común que la padezcan aquellas personas que han sufrido acoso escolar por su aspecto físico durante la infancia.

¿Cuáles son sus síntomas?

Las personas con vigorexia llevan a cabo un estricto programa de entrenamiento que se caracteriza por su intensidad constante, generando distanciamiento de sus labores cotidianas como trabajo y relaciones sociales.

En algunos casos, muchas personas con este trastorno comienzan a consumir sustancias como hormonas y esteroides para estimular el desarrollo muscular. 

¿Qué tratamiento debe de seguir alguien con vigorexia?

Su tipo de tratamiento depende de modificar la conducta y la perspectiva que se tiene por el cuerpo de las personas que lo padecen. Asimismo, el entorno afectivo cumple una función muy importante en cuanto a su recuperación al brindarles el apoyo necesario cuando intentan disminuir su programa de ejercicios a rutinas más razonables.

Cura de los Vicios

De acuerdo con expertos, la vigorexia forma parte de la lista de adicciones conductuales; por lo que, de manera semejante a los vicios a las sustancias, su origen es el mismo: el dolor emocional.

Algunos han intentado vencer situaciones así con sus propias fuerzas, sin embargo, el resultado no siempre es el esperado y ahí es cuando vienen las recaídas.

Pero recuerda esto: es posible lograrlo. En la reunión de la Cura de los Vicios, descubre cómo el poder de tu fe puede ayudarte en este proceso. Te esperamos todos los domingos a las 15hs, en el Centro de Ayuda Cristiano más cercano a tu domicilio.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Procrastinación

¿Y si el “más tarde” se convierte en “nunca”? “Luego lo hago”; “el lunes empiezo”; “mañana llamo”; “el próximo mes lo resuelvo”. ¿Te resulta familiar?

Leer »

El poder de las palabras

LAS PALABRAS REFLEJAN QUIEN ERES ¡Y TIENEN MÁS PODER DE LO QUE TE IMAGINAS!   El ser humano se expresa habitualmente a través de las palabras, ya

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *